Saltar al contenido

Ángeles para las mujeres embarazadas y sus bebés

¿De dónde surgió la idea de pedir ayuda a los ángeles durante el embarazo y el parto? Probablemente sea natural, después de todo, lo son para nosotros en cada momento de la vida, así que ¿por qué no cuando ocurre un milagro real: el surgimiento de una nueva vida?

Hay que tener en cuenta que aquí hay una especie de “especialización”. Es bueno saber a qué ángel pedir ayuda. Aquí están los nombres de los ángeles para mujeres embarazadas, madres y bebés, especialmente para bebés prematuros.

Ángeles para las mujeres embarazadas y sus bebés

Apoyo angelical para todos período de embarazo: Muriel

Durante el estado bendito, vale la pena orar con frecuencia al arcángel Muriel, lo que efectivamente alivia todos los miedos de la madre relacionados con la visión del parto y las obligaciones que le esperan. Gracias a él, la tranquilidad de la madre “fluye” hacia el bebé, lo que asegura su correcto desarrollo. Poco antes del nacimiento, pídele que lo cuide. En tus propias palabras.

Para facilitar el parto: Miguel , Gabriel y Rafael

Arcángel Miguel brindan un apoyo enérgico a su madre y padre. También calma al bebé preparándose Ella cuida el vientre y la cintura de la mujer embarazada durante el parto, lo que le da al recién nacido un “comienzo más fácil” en la vida. Si una mujer sabe que pueden surgir complicaciones durante el parto, puede orar pidiendo ayuda al arcángel Miguel.

Ante la solución en sí, también vale la pena convocar al arcángel Gabriel.– el ángel de la anunciación. También asegura el desarrollo armonioso del embarazo. Gabriel maneja las encarnaciones de todas las almas que vienen al mundo. Por lo tanto, convocado por los futuros padres, le dará al niño una gran fuerza durante el parto. Su presencia le dará a la madre un vínculo muy fuerte con el bebé.

El arcángel Rafael siempre está presente durante los partos complicadospara construir un domo de energía protectora alrededor de la madre y el niño. Si es convocado por un médico, partera o padres, su atención será aún más eficaz. Recientemente, se ha escuchado a menudo que las parteras trabajan con sus ángeles de la guarda porque su trabajo es una parte importante del plan de vida de un bebé que nace en el mundo. Después de todo, mucho depende de sus habilidades. A veces, el alma misma de un niño, sintiéndose amenazado, pide ayuda a Rafael, que generalmente es un ángel de la salud, ayuda a mantenerlo en buenas condiciones y brinda alivio a todos los que sufren y necesitan curación.

Ángel Uriel te ayudará a eliminar el trauma posparto

Ingrid Auer, angelóloga y terapeuta alemana, es una promotora de la idea de ayudar a los ángeles en la concepción, durante el embarazo y el parto. Realizó sus observaciones durante muchos años y ahora utiliza la experiencia acumulada para trabajar con futuras madres. Las mujeres hablan de mayor bienestar, paz interior y una convicción inquebrantable de que la presencia de mensajeros divinos garantizará su seguridad durante el embarazo.

– Cuando promete ser un parto difícil, complicado – dice Auer – también vale la pena pedir la protección del arcángel Uriel, lleno de sabiduría, luz y amor de Dios. Y cuando el parto requiera una cesárea, vale la pena convocar a un ángel de la guarda oa uno de los arcángeles para velar por la salud del bebé y de la madre. En este momento, el propio bebé formará una enérgica espiral de luz que lo conecta con el cuerpo de la madre. Cuando el alma abandona brevemente el cuerpo durante la anestesia, la comunicación con él se mantiene mediante un rayo de luz divina.

– Vale la pena saber que la anestesia es siempre una especie de “contaminación” energética del aura, y su energía puede persistir en el cuerpo durante muchos años – explica Auer.- La presencia de ángeles elimina todas las alteraciones en el aura y las dificultades durante el parto. Provoca trauma posparto. no permanece en el cuerpo y el alma de la madre durante muchos años, como suele ser el caso, pero desaparece después de algunas semanas.

El ángel Norael ayuda a los bebés prematuros

parto es a menudo un gran trauma para los recién nacidos, y aún mayor para los bebés prematuros: el nacimiento prematuro rompe el karma entre él y la madre. Por lo tanto, vale la pena pedir ayuda al arcángel Norael . Este ángel cuida al recién nacido y cuida su salud, y le da paz interior a la madre, la cuida y la ayuda a superar sus miedos relacionados con la responsabilidad del bebé.

Las madres jóvenes después del parto también deben pedir ayuda al arcángel Uriel, quien las ayudará a trasladarse armoniosamente al mundo de sus deberes y cumplir su nuevo y más importante papel en sus vidas.